¿Silenciar o dejar de seguir? Consejos de los especialistas para manejar mejor las redes sociales – LA NACION

M

Tal vez sea una pareja feliz, con los pies en la arena, en unas vacaciones en una playa griega. O esa familia que siempre parece estar de viaje junta, sin que nadie se queje del calor del sol y del tiempo que se tardará en volver al hotel. Incluso puede ser una comida perfecta, preparada por expertos en medio de la semana laboral.
Estas imágenes de satisfacción y positividad pueden hacer que quienes las vean en Instagram, TikTok o Facebook sientan que todos los demás disfrutan de la vida más que ellos.
El cirujano general de los Estados Unidos, el Dr. Vivek Murthy, advirtió que, si bien las redes sociales pueden ser beneficiosas para algunas personas, la evidencia sugiere que pueden representar un “profundo riesgo de daño” para la salud mental y el bienestar de los niños y adolescentes.
Los expertos en salud mental sostiene que hay estrategias que todos pueden usar, algunas prácticas, otras más filosóficas, para interactuar con las redes sociales de una manera más saludable y limitar el daño.
Dawn Bounds, una enfermera practicante de psiquiatría y salud mental que fue miembro de un consejo asesor de la Asociación Estadounidense de Psicología sobre las redes sociales y la salud mental de los adolescentes, explica que decide con cuidado las cuentas que sigue y los videos que ve.
“Me gusta seguir los relatos de personas que promueven la salud mental y la justicia social, cosas que me llenan y me inspiran”, dice Bounds. A ella, que es una persona de color, también le gusta mirar contenido que la haga reír, como la cuenta Black People and Pets en Instagram.
Al mismo tiempo, cuenta que evita ver aquellos videos que muestran cuando la policía dispara a personas desarmadas, lo que según ella puede ser traumatizante. Y respecto de los trolls y personas que critican, señala: “No tengo ningún problema en dejar de seguir, silenciar y bloquear a las personas que no quiero en mi vida”.
“Realmente se trata de curar la experiencia por sí mismo y no dejarlo completamente en manos de los algoritmos, porque estos no necesariamente tienen en mente los mejores intereses”, advierte Bounds. “Uno es su mejor protector”, agrega.
“El uso de las redes sociales podría ser excesivo si se interpone en el camino de otras actividades como salir, hacer ejercicio, hablar con familiares y amigos y, quizás lo más importante, dormir”, explica Jacqueline Nesi, profesora asistente de psiquiatría y comportamiento humano en la Universidad de Brown.
La Dra. Nesi recomieda tener un enfoque más “consciente”, que implica “dar un paso atrás y pensar en lo que estoy viendo”. Para ella, si el contenido hace que uno se sienta mal, simplemente debe dejar de seguir o bloquear la cuenta.
“Ser conscientes de cómo usamos las redes sociales es un desafío, porque algunas aplicaciones están diseñadas para usarse sin pensar, para mantener a las personas desplazándose a través de un flujo interminable de videos y contenido específico (venta de ropa, maquillaje y productos de bienestar) que parece para alimentar nuestros deseos”, enfatiza Nesi.
Cuando las personas toman sus teléfonos, puede ser útil tener “curiosidad” y preguntar “¿qué me llevó a hacer eso?”, destaca Nina Vasan, profesora asistente clínica de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Universidad de Stanford.
“¿Estoy buscando conexión porque me siento solo?¿O estoy buscando distraerme de un estado de ánimo?”, sugiere Vasan. Para la experta puede ser bueno preguntarse: “¿Qué necesito en este momento? ¿Podría satisfacer esta necesidad sin recurrir a las redes sociales?”.
“Después de que las personas hagan una reflexión de por qué prestan tanta atención a sus teléfonos, deben dejar de seguir las cuentas que los hacen sentir ansiosos y deprimidos o que reducen su autoestima”, dice Vasan.
Al mismo tiempo, aconseja seguir más cuentas que lo hagan a uno sentirse bien y que mejoren el estado de ánimo y hagan reír. Tal vez se pueda disfrutar de videos de cocina con ingredientes y pasos sencillos o clips relajantes de limpieza de piscinas, que últimamente han acumulado millones de visitas en TikTok.
“Estas acciones son como una limpieza”, dice Vasan. “Se lo puede hacer hoy y tiempo después repetir los mismos comportamientos a medida que surjan cosas nuevas en las noticias o en tu vida”, aclara.
La Dra. Nesi recomienda a las personas que carguen su teléfono fuera de su habitación por la noche, que no lo usen una hora antes de acostarse y, en general, establezcan horas del día libres de tecnología en las que sus teléfonos estén fuera del alcance. Murthy también sugirió que las comidas familiares estén libres de dispositivos.
Los expertos también aconsejan desactivar las notificaciones que hacen ruido cuando una cuenta que se sigue publica algo nuevo. También puede servir eliminar aplicaciones de redes sociales del teléfono y usarlas solo en una computadora de escritorio o portátil. Esto podría reducir las posibilidades de contraer un caso grave de FOMO -proviene de la expresión en inglés Fear of Missing Out (“temor a perderse algo”, en castellano)-.
La Dra. Bounds revela que eliminó Facebook e Instagram en su teléfono después de que su hijo, de 20 años, borrara su cuenta de Instagram. Esto le ayudó a reducir la cantidad de tiempo que pasaba en línea. “Lo hice cuando noté que me desconcentraba de mi trabajo”, agrega.
Secciones
Revistas
Redes sociales:
Descargá la app:
© Copyright 2024 SA LA NACION | Todos los derechos reservados. Dirección Nacional del Derecho de Autor DNDA – EXPEDIENTE DNDA (renovación) RL-2023-95334553-APN-DNDA#MJ.
Queda prohibida la reproducción total o parcial del presente diario.
Protegido por reCAPTCHA: CondicionesPrivacidad
Miembro de GDA. Grupo de Diarios América

source


Leave a comment