Así cambiaría la economía argentina con la dolarización, explicado en cinco gráficos – EL PAÍS

C

El presidente argentino, Javier Milei, ha vuelto a poner sobre la mesa la posibilidad de dolarizar la economía de su país. Se detendría la emisión de su moneda nacional y se adoptarían los dólares estadounidenses, en un proceso que ya es una realidad en Panamá, Ecuador y El Salvador. Las economías de estos países podrían representar un ejemplo de la situación a la que se enfrenta el país austral.
Milei advirtió esta semana que cumplir con su promesa estrella de campaña demandará “un tiempo”. Aún así, las condiciones para que esto suceda han seguido avanzando. Primero, llegó una devaluación del peso de más de 50%. Recientemente, como reacción a una inflación interanual del 254,2%, han bajado los depósitos bancarios en pesos, abaratando el valor del peso versus el dólar. Cuanto más barata sea la moneda nacional, más fácil sería una transición al dólar. Esto tiene preocupados a algunos que esperan una segunda devaluación.
“La dolarización, en sus muchas variantes, es crucial para comprender la macroeconomía latinoamericana, así como la de muchos países en desarrollo”, escribió el economista y profesor de la Universidad Torcuato di Tella Eduardo Levy Yeyati en un estudio publicado en 2021. “Aunque sigue siendo una opción para algunas economías extremadamente pequeñas y abiertas, la dolarización oficial tiene fuertes contraindicaciones, entre ellas su carácter permanente, como lo ilustra el caso de El Salvador, así como el siempre latente debate sobre la des-dolarización en Ecuador”, reza el texto titulado Financial dollarization and de-dollarization in the new millennium (Dolarización y desdolarización financiera en el nuevo milenio).
Panamá adoptó esta moneda en 1904. Coincidió con el anunció de la construcción del Canal de Panamá, que permitió el cruce de barcos a la mitad del continente y que acercó al país a la economía estadounidense. Ecuador la adoptó casi un siglo después, en 2000, ante la crisis económica que disparó su inflación hasta el 95,5%. Un año después, El Salvador tomó la misma decisión para contener el riesgo de devaluación.
En el caso de Argentina, datos del Fondo Monetario Internacional indican que el índice promedio de los precios está en 2.788, mientras que los países dolarizados tienen un índice que no alcanza los 130.
Sin embargo, lo que respecta al Producto Interno Bruto (PIB) per cápita, una medida amplia del ingreso de sus habitantes, Panamá y Argentina se mantienen a la cabeza de los cuatro países.
El cambio de moneda en Argentina enfrenta distintos obstáculos. “La convertibilidad a otra moneda generalmente sólo es viable en lugares con alguna combinación de lo siguiente”, explicó el estratega de JPMorgan Michael Cembalest en un reporte publicado en enero, “(a) altos niveles de productividad, flexibilidad y dinamismo empresarial para permitir que la economía absorba shocks internos y externos; (b) prestamistas como el Banco Central Europeo y la Comisión Europea; y/o (c) importantes reservas de divisas relacionadas con materias primas para defender la vinculación monetaria cuando sea necesario. Argentina no tiene ninguno de estos atributos”.
Además, resalta la amplia diferencia poblacional que existe entre los cuatro países, pues los países que se han dolarizado no superaban los 13 millones de habitantes, mientras que actualmente Argentina tiene más de 46 millones.
Entre estas poblaciones el desempleo se registra de las siguientes maneras:
En lo que respecta a la deuda que actualmente tienen los países, Argentina no es de aquellos que tienen la peor ratio PIB-deuda externa en el continente, un podio que lideran Estados Unidos y Canadá.
“La dolarización daría paso a la desdolarización en un período bastante corto”, sentenció Cembalest. “Fracasará si se implementa… Argentina necesitaría importantes reservas de divisas y tasas de ahorro mucho más altas para siquiera intentarlo. Pero incluso si se cumplieran estos objetivos, la dolarización fracasaría una vez implementada”, agregó el especialista.
Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.
O suscríbete para leer sin límites
Suscríbete y lee sin límites

source


Leave a comment